«Educación no formal» no es el término que más nos gusta. Don Milani lo llamaba Dopoescuela, es decir, lo que hay después de la escuela. Para el Maestro Freire sería lo contrario a la Educación Bancaria. Para Gardner serían descubrir y trabajar las inteligencias Múltiples. Para la Escuela Constructivista de Palo Alto, la excepción positiva donde empezar a construir y redefinir los sueños. Para la MIT de Massachusetts, la conexión plena con lo que estás haciendo, donde la atención va de la mano de la intención, acompasándose a su vez con el corazón. Para Jesucristo, el amor profundo al prójimo que incluye reconocer los dones que le han sido dados a cada uno de nosotros… De hecho, la denominación “no formal” ya no hace referencia ni a la documentación, pues todos los procesos están evaluados en calidad por norma ISO9001 y EFQM 400+. Para nosotros es la herramienta que nos permite ser quienes somos, trabajando las emociones que destilan los sueños cuando vives junto a estos chicos de verdad y la humildad de afrontar nuestro destino juntos, desde situaciones diferentes.

Escuela itinerante de Formación Profesional

Equinoterapia

Escuela viajera

Talleres de artes: pintura, fotografía y barro

Escuela de teatro y títeres

Club deportivo